Invitación a una vida bonita desde lo cotidiano

Estilo de vida, Vida plena y consciencia

Crear paz desde lo cotidiano para una vida bonita

El otro día estaba leyendo en facebook una defensa para una profesora de una universidad de Bogotá, a la que al parecer están amenzando desde un grupo de esa red social. El grupo parece ser homofóbico, sexista, clasista y todos esos -istas que me producen aversión. Realmente no lo busqué, porque no creo que valga la pena darle más tráfico y legitimarlo de esa manera. Espero que la profesora esté bien y la universidad haya hecho algo al respecto, porque realmente no tiene sentido. Pero mientras caminaba los quince minutos cuesta arriba desde mi estación del bus hasta la universidad, me quedó dando vueltas en la cabeza todas las formas en que, aún si de formas menos evidentes, atentamos contra el otro en el día a día. Ahí el reto de los 21 días de amabilidad brilla por su importancia.

No me gusta eso. Sé que mi temperamento es a veces corto y malo, pero trato de mejorarlo. Pido perdón cuando es necesario, sintiendo cómo se me encoje un poquito el corazón. Trato de no discriminar y de aceptarlos a todos, así a veces sea completamente impaciente (estoy lejísimos de ser buena y perfecta, solo trato de mejorar). Porque sé que es la única manera de que todos vivamos bien, de hacer el mundo un lugar más amable, de tener una vida bonita.

Mi papá me contaba ayer que la competencia, en el sector de su empresa, estaba muy dura. ¿Por qué no colaboran y buscan una salida juntos si todo está tan difícil? Porque cada quien va por su lado, compite, y al final terminan aniquilándose unos a los otros. No me gusta eso para el mundo. Quiero algo que nos incluya a todos y donde todos podamos crecer.

El propósito del blog: una vida bonita

Creo que fue cuando pensaba en eso (y en la desconfianza total que me generan las sectas de todo tipo, así aparenten inocencia) que llegué a lo que quiero de este blog. Desde el inicio he tenido claro que lo que más me importa es compartir, de pronto poder enseñar alguna cosa que haya aprendido o divertir un rato con una historia de un viaje pasado. Pero al final, ¿cuál es el propósito de todo eso? Quiero ayudar a que las personas sean más felices, más tolerantes y más pacíficas. Se podría reducir a eso. Exactamente, sería

Ayudar a sonreír a la gente gracias a la consciencia de una vida bonita, más plena.

Pero tener un discurso de “¡Haz paz! ¡Cree en la paz!” sin ningún fondo cotidiano se pierde en el aire o en los bits del internet. Por eso trato de meterme en el día a día, en la comida, en las actividades. Por eso el reto de #21diasdeamabilidad me gusta tanto.

¿Y entonces? ¿Qué hacer?

Vivir bonito, vivir feliz

Quiero que este blog sea un espacio para construir una vida más alegre, más tranquila, más bonita desde la vida de cada día, desde el compartir, desde aceptar a los otros tal como son. Creo que es la única forma de lograr un mundo más tranquilo, más pacífico, en el que todos podamos convivir. No aceptando que nadie le diga a otro que es menos por cualquier razón. Ni creyéndose superior por tener un estilo de vida distinto al convencional, ni por comer o dejar de comer algo, ni por hacer o dejar de hacer algo. Tampoco por ser hombre, mujer, o cualquier cosa en medio. Aprendiendo a perdonar y a pedir perdón.

Quiero que todos se sientan bienvenidos, que tienen un lugar aquí, dándoles historias, consejos, ideas. Desde una receta sencilla (salada, como los molletes, dulce, como el pudín del miércoles pasado) que puedan compartir con el otro. O un viaje que les pueda mostrar nuevas formas de vida que tal vez no habían pensado o tal vez les hace pensar en algo de su cotidianidad. Llevarlos a pensar en cosas distintas para hacer un sábado y que así salgan de la rutina. En últimas, para que sean más felices y se conozcan más.

Invitación a una vida bonita

Quiero, sobre todo, invitarte a que te unas a esta iniciativa de tener una vida más bonita, más tranquila, sin juicios y llena de amor. ¿Quieres? 🙂


¡Sigue el blog en instragram @atoleyte y en facebook Atole y Té! O regístrate con tu correo para que te lleguen todas las entradas 🙂

entrada anterior
entrada siguiente

3 Comments

  • Reply
    Alejandro
    10/11/2016 at 9:38 am

    Estoy de acuerdo contigo, mientras sigamos pensando en que la paz, se firma y no se vive o le sigamos teniendo miedo a vivirla pasando por la dura prueba del perdón,será muy complicado para todos avanzar como sociedad. Te quiero proponer un tema que aunque parece político quisiera que lo trataras desde lo humano: Inglaterra – Brexit, Colombia – el NO, Estados Unidos – Trump. Nuevamente desde el punto de vista humano que crees que pasa???

    • Reply
      adelaida1989
      10/11/2016 at 12:10 pm

      Hola Alejandro! Primero que todo, muchas gracias por comentar. El blog apenas está comentando, cada cosa me emociona.
      Respecto a tu pregunta, quiero responderte a partir de lo que siento, porque de política no sé casi nada. Solo trato de tener una mente abierta, de no juzgar, de querer, de buscar la unión, porque al final estamos conectados. El Brexit no lo tengo tan cercano, pero sé que lo de la paz me dolió en el alma y Trump me asustó, porque tiene una influencia muchísimo mayor en el mundo.
      ¿Por qué ganaron? ¿Qué llevó a que todo saliera mal en ese sentido este año? Creo que son varios factores, o más bien sentimientos, que se reducen a miedo y soledad… que probablemente, al final, sean lo mismo. Pero déjame te explico. Las campañas de Trump, del no, no sé si la del Brexit, no se basaron en buscar una unión ni la reconciliación. Se basaron en separar, en resaltar las diferencias, en mostrar cómo somos abismalmente diferentes unos de otros y no hay punto medio, de reconciliación, de entendimiento y, por eso mismo, de perdón. Resultaron, siento yo, en un montón de personas separadas unas de otras, llenas de rencor contra el otro (el malo, el imperdonable, el ilegal, el que sea), con miedo de él se te metieran con lo poco que todavía tienes, sea lo que sea. No creo que todo esto haya sido en un nivel consciente, seguramente si le preguntas a alguno te va a negar lo que estoy diciendo.
      Y en medio de esa confusión, resulta muy fácil votar por el que dice que tiene la solución o el poder para salvarte. No porque creas necesariamente que el mundo va a ser mejor, ni que va a haber más amor, más paz, más perdón, sino porque así se va a salvar lo que todavía se pueda y es menos peor que la otra opción. Creo que por eso ganaron, porque los de Trump, no y Brexit votaron con desesperación como un náufrago que está tratando de salvarse, y porque los del sí, Clinton, y no-Brexit (no recuerdo el nombre) se confiaron.
      Por eso creo que hay que comenzar desde lo cotidiano, para tratar de conectar con todos en un nivel humano, de tú a tú, que permita ver que las diferencias son solo superficiales y que todos somos solo almas que, al estar unidas, vamos a tener menos miedo y menos soledad de la dolorosa y fea. Ayudarnos unos a otros a ver que todos valemos lo mismo, a perdonarnos a nosotros mismos para así poder perdonar a los otros. Vernos a los ojos y poder ver el alma, sin rencores. Al final, creo que otra pregunta sería no solo ¿por qué ganaron ellos?, sino ¿por qué la gente del mundo se siente tan sola y amenazada que se deja influenciar tanto por gente así?
      Espero que continúes leyendo el blog, me gustó mucho tu pregunta y me puso a reflexionar bastante… puede que hasta escriba un post con esto. Disculpa si me extendí un poquito 🙂 Gracias.

    • Reply
      adelaida1989
      10/11/2016 at 12:12 pm

      Ay, un libro que estoy leyendo que te recomiendo. “La soledad y el amor”, de Krishnamurti. Creo que ayuda a entender algo de lo que está pasando ahora, así tenga años.

    ¿Qué opinas de todo esto? ¡Comenta y comparte con todos!

    A %d blogueros les gusta esto: