Viajar pre-smartphone y pre-wifi omnipresente

Viajes

Así como me acuerdo de la primera vez que me enfrenté a internet explorer en un Compaq gigantesco con conexión telefónica (la de los ruiditos que ocupaba la línea de la casa) y Windows 95, todavía tengo presente el primer viaje “grande” que hice sin colegio ni casas de amigos de por medio y en el que no había muchos medios frecuentes de comunicación que no fueran llamadas a larga distancia o correos electrónicos desde computadores compartidos.

En ese momento…

Dependíamos de los mapas en papel para ubicarnos. Una buena técnica, que aprendimos con las semanas, fue sacarle una fotocopia al libro para no andar con todo eso afuera siempre. Solo doblábamos el papel correspondiente, lo guardábamos doblado en el bolsillo y lo veíamos cuando necesitábamos. Eso es lo primero que se me viene a la mente: no tener a mano a Google Maps para preguntarle dónde queda cualquier cosa y que me lleve de la mano. Tocaba preguntar, marcar en el mapa, recordar indicaciones o anotarlas. A veces, tener que ir a la esquina para confirmar que sí estabas en la calle que creías y que el hotel o restaurante que buscabas debería estar ahí, pero en su lugar solo había ahora una peluquería.

Las comunicaciones con los amigos y la familia eran esporádicas. Correos más o menos sucintos, según si el internet era de un café internet o del computador compartido del hotel. En ellos, contábamos a qué lugares habíamos ido, lo que nos había pasado, qué habíamos probado. Dábamos malas o buenas noticias, nos desahogábamos, a veces con días de retraso. Las tildes y las ñ eran complicadas algunas veces por las variaciones de los teclados y porque en algunas partes estaban configurados para funcionar en inglés. Si había alguna emergencia no se podía dar por adelantado un número, una llamada de larga distancia o skype-teléfono solucionaba algunas cosas. Subir fotos a facebook, aunque fuera con una resolución mediocre, era todo un proceso que tardaba ratos largos y no dejaba hacer nada más en el computador por miedo a que se bloqueara (siempre lo hacía, en algún punto). Tocaba escoger entre subir fotos o responder correos…

No había instagram para compartir fotos.

No había whatsapp para comunicarse en todo momento y mandar detalles e imágenes de las cosas más tontas.

Son unas por otras.

Los mails de esa época es fácil releerlos y transportarse al viaje por un ratico. Volver en el historial de whatsapp no creo que sea posible a ese nivel y una conversación inmediata nunca se podrá equiparar con escribir correos y esperar ansioso la respuesta. La facilidad de Google Maps es algo a lo que me he mal acostumbrado con los años. Compartir fotos, también. Antes mandaba un correo comunal para contarles que había subido veinte o treinta fotos a Facebook a las personas más cercanas, porque era la época en que todavía la gente no se conectaba diario.

Y eso que esa ya era la época de internet, el inicio de las redes sociales y ya tomábamos fotos con cámaras digitales. Podría escribir algo sobre viajar antes de todo eso, pero ahí ya era muy chiquita: tengo recuerdos vagos de campos de verano y otros mucho más vívidos de vacaciones familiares, pero ahí dependo de las historias de mis papás para saber cómo era eso.


Hablando de redes… ¿Ya sigues al blog?

¡Visita y sigue la página de PinterestInstagram y Facebook, y ayuda a crecer la comunidad!

entrada anterior
entrada siguiente

No Comments

  • Reply
    andresardila
    23/07/2016 at 1:21 pm

    Para tí los viajes pre-smartphone son cosa del pasado. En mi generación ni siquiera enviabas un e-mail para reportar haber llegado bien. Las comunicaciones eran muy difíciles y hasta llamar de larga distancia era una tarea titánica y costosa. Yo siempre decía: llegará el momento en que llamar de larga distancia no sea costoso ni engorroso. Ni siquiera podía imaginar que las llamadas Dick Tracy (voz e imagen, como Facetime) fueran alcanzables, desde y hacia cualquier lugar del planeta, y con costos marginales.
    Algo ha cambiado la comunicación el el mundo…

  • ¿Qué opinas de todo esto? ¡Comenta y comparte con todos!

    A %d blogueros les gusta esto: