La calma, el centro y tu verdad – busca la armonía dentro de ti

Estilo de vida, Vida plena y consciencia

Con tooooodo lo que pasó la semana pasada, he estado pensando en el 2016. Me di cuenta de que no había llorado, todavía, por las elecciones de EEUU. Pensé, después de eso, en que este año recuerdo dos veces en que lloré desconsoladamente. La primera, hace ya muchos meses, cuando sentí que perdía personas y cerraba una etapa que no estaba segura de querer cerrar. La segunda, el 2 de octubre, con los días siguientes. (No todo tiene que ser malo, como te voy a mostrar, pero por si acaso, mira aquí sobre cómo vivir una vida bonita desde lo cotidiano o empieza tu propio reto de 21 días de amabilidad)

El año tiene mucho por donde ser recordado como uno de los años más feos en la historia reciente, si te pones a sumar eventos internacionales. Todo lo que pasa en Siria, Alepo, el Brexit, el No, Trump, La Guajira, los terremotos… seguro la lista sigue y sigue pero son esos los temas a los más o menos les he seguido el hilo. Pero entonces pensé que no todo está perdido. Y quise compartirlo contigo, para que tu también veas que la armonía está dentro de ti.

La calma, el centro y tu verdad, vive en armonía

Pero no todo lo de afuera importa igual adentro

Las razones para no tener esperanza ahora son muchísimas, aunque sin duda el nuevo acuerdo de paz devuelve una parte. Pero a pesar de pensar en todas ellas, noté que ha sido un gran año para mí. No en el sentido de logros y eso, así hayan estado presentes y los valore mucho por el esfuerzo que representan. Más bien, porque creo que por fin estoy llegando a cierto equilibrio y armonía en el que me duelen las cosas que ya no me sacan de mi centro como lo hacían antes. Mi temperamento sigue siendo más corto de lo que me gustaría, sí, pero siento una calma por dentro que, noté apenas ahorita, no había sentido nunca. Y no la vi venir y establecerse, después de buscarla durante años.

La sentí al principio en el retiro de yoga en que estuve en el fin de semana pasado. A pesar de que marcaba el final de mi formación para ser profesora, no me había sentado en un mat desde hacía a lo menos un año, por una pelea que tenía contra todo el concepto de yogui-moderno-vegetariano-que-“ama”-pero-juzga-a-todos-los-que-no-son-como-él. No voy a ahondar en eso ahora, no vale la pena.

Pero cuando me senté en el mat y comenzamos con la kriya, con las posturas, noté que me sentía cómoda a pesar de estar en la cúspide de mi inflexibilidad crónica. Vi que me trataba a mí misma distinto a como lo había hecho la última vez, con amor en lugar de juicio. Sentí que todo dolía y era difícil, sí, pero que si tenía que parar en un punto lo podía hacer tranquilamente antes de retomar y hacer lo que pudiera. Que solo con estar ahí, todo iba a estar bien.

La calma viene de adentro

Al principio quería pensar en el lugar de donde salió la calma. Tal vez de dejar atrás relaciones que no servían y que me hacían sentir mal conmigo misma, pero dejándolas con perdón y tranquilidad (después de llorar y patalear mucho). O si de simplemente tomarme las cosas con calma y ver qué va llegando. Tal vez de sentir que puedo ser completamente yo misma con alguien, ideales educativos y todo. De pronto de buscar conscienteme las cosas bonitas y ver al otro como persona, como un alma que vale lo mismo que yo… Pero ahora creo que no importa tanto, porque como todo lo lindo en este mundo, rebosa de complejidad y sería imposible elegir solo una variable como la causa. Lo que sí, es que la calma viene de adentro, la armonía está dentro de mí.

Para ti

La calma, el centro y tu verdad, vive en armonía

Pero quería proponerte algo. Reflexiona un rato sobre tu vida. Ve solito, toma una pausa y ve a un parque, a un café, a tu cuarto o a donde sea. Siéntate y respira un rato, tranquilamente, sin presionarte. Reflexiona sobre tu vida. Tal vez estés en un gran momento y no te hayas dado cuenta todavía por estar estresado por cualquier cosa cotidiana, que en el gran contexto de las cosas no tenga tanta importancia. Pero es importante darse cuenta de cuando las cosas fluyen y estar en el presente.

Y si no estás en armonía dentro de ti… tal vez sea bueno pensar en tu verdad

Hace ya semanas compartí una cita de Thoreau que aplica perfectica para esto. Y si no estás en ese punto, ¿qué es lo que te detiene? Una empresa no eres tú. Una relación no eres tú. Tú eres solo tú, y lo que pase más allá tienes la opción de recibirlo como vaya llegando, perdonando, amando, viendo con curiosidad, o de sufrirlo y hacer que se convierta en una parte de ti más grande que tú mismo. ¿Cuál es tu verdad? La tuya tuya.

Es como le decía a un amigo, con el que tuve una charla hace unos días sobre los cambios que está teniendo en su vida en este momento. Ahora está empezando a actuar conforme lo que siente y quien es. No importa si en el proceso pierde algunas personas, porque seguro ganará otras. Lo que importa es que sea coherente con su verdad interior, con quien es realmente, y así, poco a poco, cuando tenga consigo mismo una relación tranquila y sin juicio, todas las piezas van a ir encajando.

Ánimo, que todo va a mejorar  🙂

¿Cómo está tu vida ahora? ¿Algo que quieras compartir? ¿Qué puedes hacer para encontrarte, para estar más en armonía? ¿Te dieron ganas de darte un momento para ti?

¿Cuál es tu verdad? Vive en armonía


¿Ya sigues al blog en redes sociales?

¡Visita y sigue la página de Pinterest, Instagram y Facebook, y ayuda a crecer la comunidad!

entrada anterior
entrada siguiente

No Comments

¿Qué opinas de todo esto? ¡Comenta y comparte con todos!

A %d blogueros les gusta esto: