Las 10 mejores actividades para hacer en una relación a distancia

Estilo de vida, Relaciones

10 ideas de actividades para relaciones a distancia

Antes pensaba que las relaciones de pareja a distancia no eran algo nada común. Pero es como si fuera un club, una vez que entras en una, te das cuenta de la cantidad de parejas que han pasado, están pasando o saben que van a pasar por eso. Se siente bonito, de alguna forma, saber que no estás solo, que no eres el único que tiene fe en que sí puede funcionar y que también ignoras los comentarios de todos los escépticos. Somos muchos más de los que parecemos (a ver, ¡levanten la mano los que tienen una relación a distancia!).

No es fácil. Es más, es bien feo en algunos momentos. Pero estoy decidida a verle el lado positivo, vivimos en el siglo XXI y la comunicación es mucho más fácil ahora de lo que lo fue hace incluso diez años. O qué tal cien. Ahora tenemos 4G y wifi que dan posibilidades inmensas de comunicación y actividades, si se aprovechan bien. Además ya hay aviones y no es tan caro como antes comprar un tiquete para ir a visitar a alguien.

Decidí recopilar para hoy una lista de cosas que se pueden hacer a pesar de la distancia y que he hecho con Fer. Algunas se acoplan más a unas parejas que a otras, entonces ensayen y miren qué les funciona. ¡Por favor deja un comentario de las que más te sirven! Incluso si viven en el mismo lugar, son cosas que pueden hacer juntos, entonces las ideas no están de más y no se limitan solo a una relación a distancia. Son para todos.

Nota: algunos enlaces de esta página son afiliados y gano una pequeña comisión por compras que hagas sin que te cueste más. Esto me ayuda a mantener el blog y mejorarlo cada vez más. Puedes leer la política de afiliados completa aquí.

A la distancia… ideas de qué hacer para alegrar el día

1. Leer

Tenemos una lista de lectura en la que avanzamos suuuuuuuper lentamente. Leemos por turnos, por skype, facetime o el equivalente que funcione mejor ese día. Comentamos lo que leemos. Nos quedamos dormidos arrullados por la voz del otro. Avanzamos más o menos tres páginas al mes, pero qué importa, es más el proceso que el fin. Disfrutamos más la trama que el desenlace, como diría Drexler.

2. Hacer ejercicio, correr

Nos ponemos de acuerdo para empezar y salir a trotar al tiempo. O nos comentamos cómo nos fue, o lo que sea. Nos animamos. O él me anima más a mí, porque soy más floja. Pueden hacerse amigos en una de las muchas aplicaciones para correr (en esta entrada  hablo de mis favoritas) y hacer competencias entre ustedes a ver cuál gana más puntos.

3. Ver una película o una programa de tele

Un, dos, tres…. ¡play! Sincronizarse es parte de la entretención. Comentar lo que vemos, también. En Rabbit hay una opción en la que ambos se pueden conectar a una cuenta de Netflix (o a varios canales de TV) al tiempo, que facilita enormemente el tiempo de la sincronizada. Ensáyenlo y nos cuentan.

4. Hacer un proyecto online juntos

Así no tenga ningún propósito más que hacerlos felices y decirle al otro que piensan en él. Nosotros tenemos una playlist en Spotify y varios tableros en Pinterest compartidos. ¿Quieres ideas de qué podrían hacer de tableros? ¿Qué tal un proyecto para hacer cuando estén juntos? ¿Un bucketlist de actividades? ¿Cosas bonitas que les recuerda el otro? ¿Las rutinas de ejercicios que van a ensayar? ¿Recetas ricas para cocinar y compartir, así sea por Skype?

5. Hacer alguna actividad juntos

Como colorear. Esta empezó mientras estaba en México y la seguimos disfrutando. Pero seguro ustedes tienen más ideas o algunas más adaptadas a ustedes.

6. Cocinar

Cada uno lo suyo, o tratar de hacer la misma receta y luego comer juntos (¿sin ideas? Prueben hacer una sopita de Miso, cada uno con su toque personal, o unas pastas con bróculi y queso de cabra). Si se suscriben al blog, van a tener un libro de desayunos de regalo, y aparte les va a llegar el boletín con las nuevas entradas. Que a veces incluyen recetas. O a veces cosas para que sean más felices.

7. Trabajar y estudiar

A veces, solo saber que el otro está al otro lado de la “línea” es suficiente. Hacer comentarios o ruiditos de vez en cuando, mientras cada uno avanza en lo que tiene que hacer. Nos acompañamos pero seguimos con las responsabilidades y de vez en cuando hacemos un comentario. Si alguno está estudiando, el otro puede ayudar a repasar para exámenes y pruebas haciendo preguntas sobre el tema o explicándolo si ya lo conoce bien.

8. Jugar

Nosotros hemos jugado Apalabrados (el enlace es sin publicidad, pero también hay otra versión que es gratuita), somos “amigos” en Wokamon (una aplicación en la que crías monstruos caminando), nos compartimos tips de Pokemon… ¿A qué juegan ustedes? ¡Comparte en los comentarios! Seguro nos ayudas a todos.

Contar los días. Porque siempre hay luz al final del túnel. Me encontré una aplicación que hace que sea más fácil saber cuánto falta, Dreamdays. Seguro es cursi, pero a miles de kilómetros a la distancia, ¿por qué no serlo? Además también me dice cuánto falta exactamente para que se acabe el semestre, buajajaja.

9. Hablar

Pero en serio, no solo de lo que desayunaron hoy. Buscar conocerse más, aprovechar las conversaciones largas para tocar temas que de pronto no cubrirían si solo pensaran en ir a cine o tomar café. Así, Fer y yo sabemos las opiniones, ideales, metas y creencias del otro. Aprendemos del otro. Apoyamos el otro. Sabemos qué temas son más sensibles. Nos volvemos un equipo.

Lo más importante

Sobre todo, buscamos tener una especie de “normalidad” dentro de la distancia. Tener una rutina. Nos saludamos cuando despertamos y nos damos las buenas noches (casi siempre con una llamadita aunque sea de un par de minutos). Nos mensajeamos en el día, no intensamente, sino de a ratos, para saber cómo va el otro. Nos apoyamos en los proyectos (¿se acuerdan del Jared, el sobrino sabio de Fer?). Estamos ahí para el otro cuando la pasa mal, porque hay días feos en que solo quieres un abrazo y la otra persona simplemente no está. Tenemos en mente las metas que tenemos juntos y vemos las cosas desde una perspectiva más amplia. Somos conscientes de por qué hacemos lo que hacemos y qué esperamos de eso y tenemos una fecha de fin más o menos clara.

En otras palabras, ¡ánimo! Si saben lo que quieren y por qué lo quieren, ya tienen la mitad ganada en una relación a distancia. (Si quieres saber cómo saber qué esa persona para ti, lee aquí). Ahora pasen rico, aprovechen el tiempo, hagan actividades diferentes, ¡no se aburran! ¿Alguien más en una relación de este tipo que haga parte del club? ¿Qué otras actividades hacen? Las ideas nos ayudan a todos, hasta a los que se ven diario. ¡Déjalas hoy en los comentarios y comparte el artículo con tu pareja!

 

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

entrada anterior
entrada siguiente

No Comments

  • Reply
    Eva
    09/09/2016 at 10:23 am

    Lol me recordó cuando vivía en el bosque de nueva york y casi no tenía señal, y nos enviabamos audiocartas, también es un bonito detalle enviarse postales por correo tradicional

  • ¿Qué opinas de todo esto? ¡Comenta y comparte con todos!

    A %d blogueros les gusta esto: