Ideas de diferentes formas de cómo relajarte todos los días

Estilo de vida, Vida plena y consciencia
Campo de lavanda con abeja

¿Qué haces para relajarte? Muchas ideas de cómo relajarte aquí.

Creo que aprender a relajarse es de lo más difícil pero más importante que hay en la vida. Al final, es lo que nos ayuda a pasar momentos difíciles y feos, tristes o estresantes, y que nos lleva de la manito para salir adelante y respirar profundo al final. Pero también creo que, aunque hay técnicas de relajación reconocidas por todo el mundo, como meditar y respirar y hacer yoga o tai chi (que, por cierto, mi neurólogo me contó está comprobado que ayudan a disminuir la migraña), cada persona es única y encuentra su forma personal y bonita. Y de pronto no te gusta ninguna de esas disciplinas orientales.

Decidí que entonces, más que compartir lo que hago, lo mejor sería preguntarle a varias personas para retransmitir la información y darte ideas si todavía no has encontrado cómo relajarte, la forma que te ayude más. ¡Te invito a que nos cuentes tú qué haces en los comentarios y así hagamos de esta lista una más grande, más bonita y más útil para todos!

El deporte no solo adelgaza

Están los que se relajan haciendo deporte. Héctor juega fútbol, Fer hace ejercicio, Jair va a nadar, yo a veces salgo a trotar con Tobías. ¿Tal vez puedas ensayar algo de esto? Hacer deporte, además, tiene un montón de otros beneficios, como aumentar la energía, controlar el peso, mejorar tu humor (¡que puede ser justo lo que busques!), combate condiciones de salud (como las del corazón), te ayuda a dormir mejor, puede ayudar en tu vida sexual (si hay algún problema con ella) y es divertido (?). Esto no es chiste, lo encontré en un artículo de alguien serio (léelo si quieres más detalles) y de todas formas… ¿no está ligado a lo que nos han dicho siempre?

Cómo relajarte: practica un deporte. Natación en piscina cubierta

Escucha y haz música

La música siempre es bonita. Fer toca guitarra o escucha fuerte lo que le esté gustando en el momento. Yo a veces pongo de esas playlists de concentración o relajación (que terminan siempre súper parecidas), llenas de música instrumental y de bandas sonoras todas alegres. ¿Sabes tocar algo? ¿Hace cuánto no practicas regularmente? De pronto es hora de retomar el piano, la guitarra, el clarinete.

Ten un hobby

Héctor, Fer y María también usan la tecnología a su favor. Fer mira cosas en tiendas de internet (lo que a mi me distrae y me gusta, pero al final termino triste porque no tengo cómo comprar nada). Héctor juega en el play. Las películas (sobre todo las que ya son favoritas y se repiten y repiten) también parecen ayudar. O retoma algún hobby. Hacer rompecabezas me relaja mucho, porque al final, mientras buscas la ficha indicada para ese huequito, no hay nada más en tu mente. Mi papá construye modelos. Ahorita está haciendo un tanque que se ve dificilísimo.

Pero si no tienes ninguno, también podrías pensar en aprender algo nuevo o empezar uno que no hayas considerado. ¿Qué tal aprender a bailar? ¿Tomar clases de Tai-chi? ¿Hacer cositas de cerámica?¿Cocinar? Podrías ensayar alguna de las recetas del blog.

Cómo relajarte: ten un hobby. Mesa con rompecabezas

Sobre todo, cuídate a ti mismo y recuerda lo bonito

Cuídate a ti mismo y date algo de espacio. Ve y te bañas, es algo que me dice Fer cuando he tenido un día horrible. Mi hermana hace lo mismo. Creo que muchos lo hacemos. Báñate conscientemente, sintiendo las gotas caer en tu cuerpo y respirando profundo. Límpiate de lo feo del día. Deja que todo se vaya con el jabón por el desagüe. Ponle un aceite o spray relajante a tu almohada (la lavanda creo que ayuda, mi hermana usa verbena) y duerme una siesta reparadora (a veces solo estamos cansados). Acuéstate un rato boca arriba y ve relajando cada parte de tu cuerpo conscientemente. Ve de abajo hacia arriba, o al revés. Empieza de adentro hacia afuera o por las extremidades. Pero ve con calma y respira con cada paso.

Date un momento para parar y tomarte un té o alguna bebida que te guste. Mira un libro que te guste o un álbum de fotos que te haga sonreír. Es algo que hago un montón. Tengo unos libros que me han ido regalando María I y Héctor con los años, pero también tengo un montón de álbumes de fotos que he ido haciendo con los años. Ver recetas, así no vaya a cocinar, también me ayuda. Y cocinar también, ahora que lo pienso. Héctor se relaja haciendo oficio. A mí me gusta lavar los platos. En suma, dato un momento para ver la vida con otros ojos. ¿Necesitas más ideas? Mira aquí para 11 ideas que puedes hacer esta semana para lograrlo.

Campo de lavanda con abeja

Consiente a tu mascota y juega con ella

Es una relación de lado y lado. Tobías, Rafaella, Romeo y Fricka dan su granito de arena: si tienes mascota, te ayudan a relajarte. Hay perros entrenados para acompañar a pesonas que sufren trastornos de ansiedad. Probablemente el tuyo no y tu gato tampoco, pero creo que no importa y la mayoría no estamos todavía en ese punto. Creería que es más la relación con ellos. Yo juego con Tobías hasta que nos llenamos de besos (o él me llena de babas, más bien). María I se pone un gato encima y lo consiente. Tal vez, con ir al parque y darte cuenta de que perteneces a una comunidad, a algo más grande sea suficiente para estar más tranquilo.

Cómo relajarte: consiente a tu mascota. Scottish terrier jugando con palo en un parque

Pero…

Al final, saber cómo relajarte es solo una parte. También es importante saber qué es lo que te tiene no-relajado. ¿Qué puedes hacer al respecto? ¿Hay algo que puedas hacer al respecto, o tal vez es mejor tratar de dejar ir? Al final, recuerda, todo pasa. Nada es permantente, así lo parezca en el momento en que estás. Respira profundo (mi hermana me contó que hay un montón de aplicaciones que ayudan, ella usa una que se llama My Calm Beat) un par de minutos. Deja ir las cosas. Es importante que encuentres tu verdad, que sientas coherencia en tu vida, porque al final la calma y la armonía vienen de adentro.

Invitación

El viernes escribí sobre los 21 días de amabilidad, para traer un poquito más de paz a nuestro día a día y volverla parte de nuestras acciones cotidianas. Lee la propuesta completa aquí. ¡Hoy comenzamos! ¿Te unes?

entrada anterior
entrada siguiente

1 Comment

  • Reply
    andresardila
    25/10/2016 at 6:28 pm

    Pareciera que lo escribiste por mí, que tengo el stress al 2000%. Muchas gracias, usaré algunas de tus ideas.

  • ¿Qué opinas de todo esto? ¡Comenta y comparte con todos!

    A %d blogueros les gusta esto: