Las bebidas calientes más ricas para tomar cuando hace frío

Comida, Estilo de vida
Bebida caliente: chocolate con bombones

Ideas de bebidas calientes para tomar cuando hace frío

El clima en Bogotá está típicamente de octubre. Eso quiere decir frío, lluvia, muchas muchas nubes y la obligación absoluta de cargar con un paraguas de arriba para abajo, con el riesgo permanente de perderlo. Siempre lo pierdo o lo dejo en la casa, entonces me he hecho a la idea de mojarme y he aprendido a caminar entre los aleros del barrio histórico para llegar a clases no tan mojada, cuando llueve en la madrugada. Uno se acostumbra, y es lindo pensar que justo construyeron las casas así para que la gente se mojara menos. O de pronto no. Pero me hago la ilusión.

Otra cosa de estos días (aparte de la seguridad de que va a llover el 31 por la tardecita, justo cuando los niños salgan con sus calabazas de plástico cantando triqui triqui) es que toooooodo el mundo tiene gripa. O ha tenido gripa. O si no, seguro va a tener gripa. En mi salón empezó por una niña. A los pocos días ya éramos cuatro o cinco… Cuando se me pasó, por fin, entre un par de largas semanas llenas de migraña, mocos, estornudos y maluquera general, fue el turno de mis papás.

¿La solución al problema del frío, de la lluvia, de la garganta vuelta nada y la gripa horrible? Tomar cosas calientes y ricas. Bebidas calientes perfectas. Hoy vengo con opciones, porque no a todos nos gusta lo mismo, o el gusto depende directamente del humor del día. Entonces….. ¡opciones!

Las bebidas calientes

1. Chocolate caliente

Esta es la opción si no tienes gripa. Porque si tienes gripa, el chocolate solo va a irritarte (más) la garganta y vas a terminar con otro de esos ataques de tos de los que ya no quieres más. Lo puedes preparar con agua, leche o una combinación de las dos. A mí me gusta con leche… pero es cuestión de gustos. La proporción y forma de chocolate ya sería según lo que tuvieras en tu ciudad. Aquí sería una pastilla de chocolate por cada taza de líquido. También puede ser uno de esos en polvo. Y cuando lo tengas ya en la taza… ¡dos opciones!

a. la santafereña: un pedazo de queso campesino, dentro o fuera del chocolate. Si eres de otra parte, para guiarte, el queso campesino es uno que no es maduro, el sabor no es muy fuerte, es amarillo muy claro y se derrite. Prometo que dentro no queda sabiendo a queso el chocolate, sino que te lo puedes comer derretido y calientico con la cuchara. Buenísimo.

b. la gringa: ¡masmelos! Pero de los chiquitos blancos y de forma generosa. Revuelve un poquito para que algunos se vuelvan espuma y ve comiendo los otros con una cuchara.

2. Agua de panela (la clásica)

Una gran opción si eres del equipo de la gripa. Si eres mexicano, probablemente no conoces esta bebida y a la panela le dices piloncillo. Por cada taza, una cucharada grande si es de la panela molida o si no, un trozo… del tamaño de un limón de los chiquitos, más o menos. Ve probando a ver si le echas más agua o más panela, según tu gusto. También hay opciones por aquí:

a. con limón. ¡La mejor para la gripa!

b. con queso, como el chocolate

3. Aromática

Para esta lo que hay es opciones. La puedes hacer solo de hierbas, con limonaria, toronjil, hierbabuena, manzanilla. A eso, le puedes añadir frutas, de acuerdo con lo que te guste. Una opción muy rica es hacerla de frutos rojos: fresas, moras, incluso frambuesas. Las que estén más maduras. Otra, de frutos amarillos: uchuva, papayuela, maracuyá. Agrégale un poquito de jengibre si la quieres con un toque especiado.

Si quieres una contra la gripa, Yarlis nos recomendó la de clavos para la tos. Hierbes agua con un número impar de clavos. ¿Qué pasa si pones un número par? Ni idea, pero las veces que la he hecho le confío al dios de lo impar y cuento, según lo horrible que me sienta, 5, 7, 11… Es sorprendentemente rica así sola. Pero si quieres más emoción, también le podrías añadir miel, jengibre, una astilla de canela y un poquito de ralladura de limón o naranja y creo que quedas oliendo a Navidad, pero sintiéndote mejor de la gripa.

4. Leche de bombones

(O, como les decimos en Colombia, masmelos)

Esta la conocí en México. Buena para la tos, por sorprendente que suene. A una taza de leche en el fuego le añades tantos masmelos como puedas, que se vayan disolviendo y te la tomas luego bien caliente. Es muy rica, muy dulce, deja la olla hecha un pegote si no la dejas con agua remojando, y si no cura la gripa, al menos te sientes como un niño de cinco años consentido y eso está bonito, ¿no?

5. Té o café…

Pero esos los cuento otro día, porque hace un par de años aprendí a preparar té de la forma correcta y en los últimos meses he estado aprendiendo a preparar café yo solita con una chemex. Queda deli, aunque me parece un rollo. En todo caso, podrías acompañarlo con algo rico, como un pedazo de gingerbread hecho por ti mismo.

Por ahora, eso es todo. Muchas recetas de bebidas calientes para que te envuelvas en las cobijas, en una manta, veas una película y tomes algo rico. O prendas la chimenea, consientas al gato y leas un libro. ¡Nos vemos el viernes!


¿Ya sigues al blog en redes sociales?

¡Visita y sigue la página de PinterestInstagram y Facebook, y ayuda a crecer la comunidad!

entrada anterior
entrada siguiente

4 Comments

  • Reply
    Claudia
    21/10/2016 at 6:38 am

    Muy buenos tips! Definitivamente tengo que probar el queso campesino, no imagino el sabor

    • Reply
      adelaida1989
      23/10/2016 at 4:20 pm

      Tengo una idea de que de pronto se parece en algo al Oaxaca. Le pregunto a Fer y te cuento 😉

  • Reply
    FerGA
    19/10/2016 at 9:03 pm

    Que dicha volver a leerte, se te extrañaba por acá. Gracias por decidir compartirnos de tu tiempo y dulces consejos.

  • Reply
    andresardila
    19/10/2016 at 6:56 pm

    Bienvenida de nuevo! Extrañaba tus ricos artículos sobre la vida cotidiana.

  • ¿Qué opinas de todo esto? ¡Comenta y comparte con todos!

    A %d blogueros les gusta esto: