¿Bajo presupuesto? 9 trucos probados para ahorrar siendo estudiante

Estilo de vida

Hoy el tema no es tan bonito como otras veces, pero creo que puede ser útil, no sólo para los estudiantes sino para cualquiera que quiera ahorrar algo y se le estén acabando las ideas o no sepa por donde comenzar. ¿Tal vez quieres más bien ahorrar durante un viaje y no solo para él? También hay un artículo sobre eso, lleno de consejos útiles.
Estoy en mi último semestre de la carrera. Con los años, a veces he querido ahorrar para un viaje o para cualquier otra cosa y sé que no soy la única en esa situación. Algunos deben hacerlo más por necesidad, otros con algo que quieren comprar en mente. Lo cierto es que, sea cual sea el caso, siempre es bueno aprender a tener esta disciplina y pensar si las cosas en que estamos gastando el dinero realmente son necesarias o simplemente un capricho. Y llegada la hora de buscar por dónde dejar de gastar… A veces no es tan evidente. Entonces aquí te traigo algunas ideas. Puedes usar algunas o todas, según cómo te sientas. O ir agregando cada semana o mes una más para que el choque no sea tan grande.

9 ideas o consejos para ahorrar en la vida de estudiante

Consejos para ahorrar siendo estudiante:

1. Piensa por qué quieres ahorrar y escríbelo en algún lado.

Sin motivación es más difícil quedarse centrado en por qué dices que no a algo. Si es un monto fijo para algo, ve llevando cuentas de lo que avanzas cada semana para que veas que sí estás logrando algo. Hace años, cuando iba a viajar por Suramérica con Pablo, le pegué un recordatorio que decía “estás ahorrando” a la billetera para acordarme siempre. Estoy que lo vuelvo a hacer.

2. Saca el menor número de copias posible.

Descarga una aplicación que convierta fotos a pdf, busca el libro en la biblioteca y luego léelo en la comodidad de tu computador o tableta. Así no lo acaparas y tus compañeros lo pueden leer también. O sácale fotos a las copias de un compañero y vuélvelas pdf. Además, gastas menos papel y es mejor para el mundo.

3. Si puedes, toma apuntes en el computador.

Si no te lo permiten, compra algunas carpetas que te duren varios semestres y usa hojas sueltas. Usa una carpeta por materia para no revolverlas todas y recuerda ir numerándolas. Los cuadernos son caros y, al principio del semestre, no tienes como saber en qué materia vas a escribir más y en cual vas a dejar el cuaderno o la sección vacía. Si compras una resma de papel (¡ojalá reciclado!) seguramente te va a durar varios semestres y vale lo mismo que un cuaderno.

4. Ve en bicicleta, si te animas, o en transporte público.

Evita en lo posible ir en tu carro solo, por los costos de la gasolina y el parqueo. Si es absolutamente necesario, mira si puedes compartir con alguien el recorrido y los costos. Hasta puede que conozcas gente nueva. Escribí sobre esos medios alternativos de transporte hace un tiempo, por si te interesa.

5. Aprovecha al máximo las instalaciones de tu universidad.

Si tienen gimnasio no pagues una membresía por fuera; si tienen convenios en algo que de todas formas ibas a comprar úsalos. Y si no, no los uses. Cualquier ganga o buen trato que veas sobre algo que no habías pensado o no necesitas comprar es solo un gasto innecesario.

6. Lleva tu almuerzo, tus onces, tu agua y tu café, té, o lo que normalmente tomes.

Especialmente los tres últimos se ven como gastos tan “pequeños” que les das menos importancia, pero que al final suman un montón (piensa en lo que te cuesta el café diario y multiplícalo por 20). Además, es más probable que así comas algo más saludable porque sabes qué le estás poniendo a cada cosa. Por ejemplo, de onces puedes llevar barras caseras de avena o un pudín de chía.

7. Relacionado con el anterior: invierte en empaques reutilizables.

  • Una botella para tu agua. Probablemente donde estudies haya donde rellenarla con agua potable.
  • Ziplocks reutilizables de plástico más grueso en las que puedes llevar tus sánduches, el pan del desayuno o las galletas o barras que hagas en casa. Hay unas que están hechas con ese propósito y duran mucho (yo ni recuerdo de cuándo son las mías)
  • Un termo cómodo en el qué llevar el café, que no sólo sea hermético sino que mantenga el calor el tiempo necesario.
  • Recipientes de varios tamaños, que sean herméticos, para el almuerzo o la fruta picada. Igual mételos en una bolsa por si hay accidentes.
  • Un juego de cubiertos que sea el que llevas a donde estudias, no desechables y si puedes no los mismos que usas en la casa (así te das cuenta más fácilmente de su pierdes algo).

8. Revisa tus hábitos y cómo se relacionan con tus gastos.

¿Qué es prescindible? Cuando sales con tus amigos, ¿realmente debes gastar tanto? No tienes que comer o tomar lo mismo que ellos, porque probablemente estés ahí por su compañía. ¿No pueden hacer más planes en casas?

9. Haz un presupuesto bien pensado.

Algunos consejos:

  • Haz uno de lo que te gustaría gastar o gastas normalmente. Solo mira un par de semanas tu comportamiento y anótalo. Hay aplicaciones que te ayudan a hacer el registro (a mí me gusta Wally). Lo grande, lo chiquito, los antojos y lo necesario.
  • Haz un presupuesto racional, viendo cuánto realmente necesitas, siendo medido en tus gastos, como te gustaría que fuera.
  • Si te sientes valiente, haz otro con lo absolutamente mínimo que necesitas, dejando algo de dinero para divertirte. Si no te vas a enloquecer.
  • Compara los dos o tres y mira en qué puedes hacer concesiones y en qué puedes ahorrar más de lo que pensabas si cambias un poco tus hábitos.
  • A partir de eso haz un nuevo presupuesto al que te vas a ceñir, consciente de cómo llegaste a él y que no es descabellado. (Esto todavía me cuesta un poco, tengo que aceptarlo)

¿Y ahora? ¡A ahorrar!

Bueno, ¡ahora es tu turno! ¿Tú qué haces para ahorrar? ¿Qué consejos nos darías? Este es un tema en el que creo que todos podemos aprender de todos, si compartimos 🙂


¿Ya sigues al blog en redes sociales?

¡Visita y sigue la página de PinterestInstagram y Facebook, y ayuda a crecer la comunidad!

entrada anterior
entrada siguiente

1 Comment

  • Reply
    FerGA
    27/09/2016 at 10:43 am

    A mí me sirve ahorrar con algún amigo o amiga para un mismo fin, un concierto, un viaje o algo así, ya no se siente uno tan solo y entre nosotros nos motivamos.

  • ¿Qué opinas de todo esto? ¡Comenta y comparte con todos!

    A %d blogueros les gusta esto: